Cuando celebraba su nuevo título de campeón del mundo de 200 metros, el jamaicano Usain Bolt fue derribado por un camarógrafo que lo filmaba al borde de la pista. El choque, espectacular, hizo caer al sextuple campeón olímpico del esprint hacia atrás, de forma bastante violenta, como una entrada por detrás realizada por un futbolista. El clamor en el estadio estuvo a la medida de la sorpresa generada por la colisión. Pero Bolt se levantó finalmente unos instantes más tarde, interesándose por el camarógrafo, antes de seguir su vuelta de honor, sonriente. Bolt volverá a correr el sábado en el relevo 4x100 metros con Jamaica, que defiende el título.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia