El panorama con relación a la próxima asamblea que deberá llamar Juventud Antoniana, en la que tendrá que figurar en el orden del día el cambio de autoridades, empezó a tomar fuerza con un clima que se las trae, con nombres de algunos candidatos que, de un tiempo a esta parte, manifestaron sus intenciones de ponerse al frente de la institución.
El 12 de junio se cumplirán dos años del mandato del actual presidente, José "Pepe" Muratore, quien si bien dejó entrever la posibilidad de volver a presentarse para ejercer una nueva gestión todavía no resolvió, junto a sus colaboradores más cercanos, tal confirmación.
Incluso, los propios familiares de Muratore no ven con buenos ojos la decisión de que siga ligado a Juventud, e insistirían, llegado el momento, en convencerlo de que dé un paso al costado.
Además de la figura de Muratore, en una eventual contienda electoral, quien entró a tallar para ocupar el sillón presidencial del club de la Lerma fue Guillermo Dagúm, muy apegado al grupo que supo conducir a la entidad junto a Rubén González, en el cargo de tesorero. Los hermanos González, Juan Bravo, hasta el expresidente Francisco Cornejo y otros que integran este grupo de personas, de vez en cuanto arman algunas "comilonas" y en una de ellas se lanzó el nombre del Guillo Dagúm como una cara visible para que vuelva a conformar una mesa directiva en el santo desde la posición de presidente.
Vale recordar que el mismo Dagúm ante una consulta de El Tribuno, hace un par de años, sobre el deseo de llegar a la presidencia del club antoniano, respondió brevemente. "Nos prepararemos para dentro de dos años", fue el mensaje que el Dagum deslizó en aquellos momentos.
Es más, Dagum sería el hombre indicado no solo de este sector de exdirectivos, sino también de aquellos socios que no están identificados con tal o cual lista para ocupar el cargo de presidente; la aceptación de Dagum llegaría hasta los hombres cercanos y que están bajo la denominación de "socios protectores" para respaldarlo en una compulsa electoral.
Pero este ultimo grupo optaría por contar con su propio candidato que, según dicen, se podría develar próximamente.
Por ahí se salió a decir que lo de Guillo Dagum es puro humo, puesto que los mismos familiares del extesorero no estarían de acuerdo de que se presente como candidato a la presidencia de Juventud.
El entusiasmo y la pasión "como hincha" de parte del Gobierno provincial también no le quita crédito para designar un representante, para que aparezca un candidato como Marcelo Cil, según comentarios deslizados.
En cierto modo, la fecha exacta de la asamblea antoniana aún no tiene una definición. Incluso, no sería descabellado anticipar que podría sufrir una prórroga, la que está contemplada en el estatuto.
Saber qué curso tomará Juventud Antoniana de mitad de año, o bien desde septiembre en adelante, en el orden dirigencial es el interés que hoy más concentra en gran parte a los socios. El anhelo será que el equipo de fútbol asuma siempre el protagonismo que estuvo esquivo en estos últimos tiempos. Un desafío para nada simple, pero que su historia le reclama.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia