Poco le importó a la gente que el invicto campeón mundial de peso welter, el estadounidense Floyd Mayweather Jr., intentará igualar el récord de 49-0 de Rocky Marciano cuando enfrente hoy a su compatriota de origen haitiano Andre Berto, ya que las entradas no se agotaron.Y esto tiene un por qué: Money fue denunciado de recibir beneficios ante Pacquiao.
De esta manera, el combate entre el invicto en 48 peleas y dueño de los títulos welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), y Berto (30-3 y 23 KO) no logró captar el interés del público, que hasta hace unas horas tenía todavía unas 2.000 butacas vacías en el MGM Grand de Las Vegas y el PPV (pague por ver) por el suelo.
Mayweather, para muchos considerado el mejor del mundo libra por libra, si gana esta noche igualaría el registro de 49-0 de su legendario compatriota de los pesos pesados Rocky Marciano, quien se retiró en abril de 1956.
Para muchos, la meta de Mayweather será ante un rival escogido por el campeón para “pasarlo fácil por arriba”.
El estadounidense insiste en que será su última pelea, aunque muchos no le creen, además de criticarlo por haber dejado fuera de su selección a mejores peleadores que el escogido.
En su defensa, Mayweather dijo que “Berto no es una presa fácil. Ha sido dos veces campeón del mundo. Pero no importa a quién elijo, siempre los medios de comunicación tendrán algo que decir”.
Floyd viene de una polémica pelea en mayo contra el filipino Manny Pacquiao, señalada promocionalmente como la Pelea del Siglo pero que dejó un sabor amargo, por eso la desconfianza de los aficionados. “Creo en mis habilidades y talento”, dijo Money. “He estado allí con el mejor y el resultado es siempre el mismo. Siempre he tenido un sueño y mi sueño era ser el mejor. Pase lo que pase el sábado, cuando se trata de boxeo, yo soy el mejor que hay”, agregó. Así de simple, ese es Mayweather, fanfarrón y alardoso.
Muchos no creen en su anunciado retiro, ya que en 2008 había dicho que estaba listo para colgar los guantes. Aunque muchos allegados al invicto dicen que esta vez será diferente, porque Floyd quiere irse del boxeo con su salud intacta y además tiene suficiente dinero para no tener que trabajar ni un segundo más por el resto de su vida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia