El delantero argentino de Las Palmas Sergio Araujo, quien surgió de Boca, fue condenado por la Justicia de España a nueve meses de cárcel y a dos años sin poder manejar por haberse negado a realizar un control alcoholemia.
El incidente con la policía sucedió el 26 de septiembre, en la localidad de Igeniero. La Fiscalía de Canarias acusó a Araujo de cometer un delito contra seguridad de tránsito. ¿Qué argumento utilizó para defenderse? Que fueron "los agentes los que engañaron al jugador para que moviera el coche y, debido a eso, se negó a realizar dicho control", según detalla el diario Marca.
Los abogados del futbolista ya confirmaron públicamente que apelarán la sanción. Por ahora, y en esta instancia, Araujo, de 24 años, es culpable, pero no cumpliría una pena efectiva.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia