Juan Alberto Mauri, quien ayer se despidió de sus compañeros de Tiro Federal, firmará un contrato de cuatro años con el Milan, de la serie A del calcio. Viaja el próximo fin de semana.

Por Sergio Daniel Peyssé (La Nueva).

¿Es cierto? "Si, es cierto. Fue mi último partido en Tiro Federal; el fin de semana viajo a Italia para firmar contrato con el Milan", respondió Juan Alberto Mauri, el volante de 26 años nacido en Realicó (La Pampa), que hablaba y al mismo tiempo repetía: "no lo puedo creer, me tiemblan las piernas".

Pero vayamos por partes. Hace unos días, José Mauri, de 19 años y hermano de Juan, tuvo que dejar el Parma, club que presentó quiebra y fue declarado en "bancarrota", donde jugó 41 partidos en dos temporadas (8 en la 2013-2014 y 33 en la 2014-2015, siempre en la serie A del calcio), para pasar a Milán, y en la operación, el representante y amigo de la familia Mauri, Dino Zampacorta, incluyó a Juan, quien firmará un vínculo por cuatro años con la prestigiosa entidad milanés.

El Pampa se convirtió en futbolista profesional en Olimpo, donde sostuvo diez cotejos en Primera división (2 en la temporada 2010-2011 y 8 en la 2011-2012). Una vez que quedó en libertad de acción, pasó por Ferro de General Pico, Gimnasia y Tiro de Salta y Belgrano de Santa Rosa, antes de recalar en Tiro para disputar el actual Federal A. Pero lo interesante es lo otro, el sueño que va a cumplir, el hecho de pegar el salto más grande de su carrera, de trascender deportivamente más allá de poder hacer una considerable diferencia económica.

"Hay que aclarar que voy a firmar con el Milan, que mis derechos económicos pasaran a ser de esa institución, pero seguramente me cederán a préstamo, a algún equipo de Segunda de aquel país o a donde sea. Por ahora no lo sé".

¿La dirigencia de Tiro te puso alguna oposición?

No, al contrario. Fernando Bonacci (presidente aurivioleta) y el resto de los directivos me ayudaron a resolver la situación, y me desearon surte para el futuro. Son gente de diez. Con Tiro rescindí contrato porque, para entrar al mercado italiano, necesitaba ser jugador libre, tener el pase en mi poder. Lo que me pasa es impensado. Me hubiese gustado que sea distinto, que este premio me hubiese llegado por estar jugando en algún equipo de Primera, en mi país, y no porque mi hermano me haya dado una mano o por la gauchada de un representante.

Y ese momento en Primera, ¿debía ser en Olimpo?

Sin dudas. A mediados de 2012 me tuve que ir de Olimpo por "distintos negociados" y no porque no tenía condiciones para integrar un plantel de Primera.

Y después de este paso por Italia se puede llegar a dar, ¿o no?

Ojalá. Es más, el Milan me puede ceder a préstamo al fútbol argentino. Es lo que más deseo; es una deuda, y la quiero saldar.


Fuente: Interior Furbolero

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia