El defensor marfileño del París Saint-Germain Serge Aurier fue condenado a dos meses de prisión por agredir a una persona encargada del orden público tras un altercado con la policía que protagonizó a la salida de una discoteca de la capital francesa el 30 de mayo.
El tribunal correccional de París también multó al futbolista de 23 años con 600 euros más intereses por los daños corporales y morales, así como 1.500 euros en gastos de justicia.
Su condena no fue acompañada de un mandato de la audiencia, por lo que en el plano judicial no tiene ningún impedimento para disputar el próximo partido de Liga de Campeones, el miércoles en el estadio del club búlgaro Ludogorets.
No entrará en prisión, pero el tribunal le envió un mensaje fuerte, estableciendo un castigo superior al solicitado por el fiscal, que había pedido dos meses de prisión condicional o trabajos de interés general.
Tras conocer su pena, Aurier acusó el golpe y permaneció un rato petrificado en su silla. Antes su abogado había argumentado que su palabra valía lo mismo que la de los policías y que "el balón estaba en el centro, al 50%".
Posteriormente el jugador abandonó el tribunal sin hacer declaraciones y el París Saint-Germain anunció en un comunicado que había presentado un recurso a la decisión judicial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia