El deporte es el mejor entretenimiento para un chico y sobre todo cuando transita esa etapa de su vida en la que comienza a correr detrás de una pelota.
En la zona norte de la ciudad, Luis Velázquez, jugador de Camioneros Argentinos, y su amigo Martín Chávez le dan una alternativa a los chicos de la zona dos veces por semana, martes y jueves, para que disfruten de lo que más les gusta: el fútbol. Pero además de darles un espacio de contención en el complejo de barrio Miguel Ortiz, se encargan de inculcarles el valor del estudio y que sean buenas personas el día de mañana.
El mismo Velázquez, en diálogo con El Tribuno, comentó como comenzó esta iniciativa: "Hablando con Martín (Chávez), con quien tengo una amistad desde hace mucho, surgió la posibilidad de armar un proyecto con los chicos del barrio. Gracias a Dios pudimos abrir la escuelita de fútbol en febrero y a uno, que está en actividad, le gusta volcar lo que aprendió en estos años en las canchas, tratar de enseñar lo poco o mucho que aprendió en el fútbol. Fue una linda idea armar la escuelita, también se hace un torneo con el apoyo de los padres, los profes, y más allá que no es fácil, todos ponen su granito de arena", sostuvo el defensor del camión.
Por su parte, Martín Chávez dijo: "Hace menos de un año que estamos con los chicos y disputamos la Liga Infantil Miguel Ortiz, que creamos nosotros, pero que también sirve de contención no solo para los chicos del barrio, sino de otras barriadas como Palmeritas, Norte Grande, María Esther, nos sorprende la cantidad de chicos que se suman. La organización es todo a pulmón, se cobra una inscripción y se le entrega un trofeo a cada uno de los chicos. Debe haber más de setecientos chicos jugando este campeonato. Con los profes hacemos rifas y con lo que recaudamos compramos materiales y pelotas para enseñarles a los chicos".
Velázquez, que supo vestir la camiseta de Juventud Antoniana en la B Nacional y el Argentino A, remarcó que la idea es inculcarles algo sano como el deporte, teniendo en cuenta las dificultades que atraviesan muchos de estos chicos hoy en día: "Sabemos que en la zona norte no hay campeonatos o los costos son altos para ellos, los chicos de esta zona son muy carentes, cobramos lo mínimo, se les pide para la planilla nada más. La idea no es sacarle plata a los chicos, sino que se diviertan aprendiendo".
Por último, su amigo, Martín Chávez, quien además es presidente del centro vecinal de Barrio Miguel Ortíz, expresó: "El objetivo es la contención del chico, que sea una buena persona, que lo primero que tenga en mente sea el estudio y luego el deporte. Hoy en día se viven cosas que dañan la sociedad. Queremos que vengan a disfrutar, que los papás también apoyen a su hijo, eso es la mayor satisfacción".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia