Cuando el reloj marcó las 0 y los argentinos celebraron el año nuevo, como todos los 1 de enero, los hinchas de Independiente también brindaron por otro año más de vida de su club. Los diablos rojos cumplieron su aniversario 110, recordando la fecha de su fundación en 1905 que, como casi todos los equipos, tuvo un llamativo comienzo.
La historia del conocido rey de copas comienza en 1881, cuando se inauguró una tienda fastuosa que ocupaba toda una manzana y que se llamaba "A la ciudad de Londres", en avenida de Mayo y Perú, en Capital Federal.
Por entonces, muchos de los empleados tenían intenciones de jugar al fútbol, el "deporte de los ingleses locos" que estaba de la moda y en 1903 tuvieron su primer nombre: "Maipo-Banfield", sin que quedara claro el porqué de la denominación.
Como casi siempre sucede, muchos se habían anotado para jugar y no había lugar para todos, entonces decidieron marginar a los empleados de menor edad y los más chicos se enfurecieron, por lo que decidieron "independizarse".
La primera reunión se hizo un 4 de agosto de 1904 de la mano de los hermanos Marcelo y Rosendo Degiorgi, Luis Bassou, Antonio Cabana y Fernando Aizupuru, entre otros.
Al principio se habló de una fusión con otros jóvenes que tiempo después fundaron el club Atlanta, pero no prosperó porque los empleados de la tienda querían un club independiente y así quedó el nombre del equipo, que años después se codearía con los de la élite mundial, y, en diferentes oportunidades, América quedaría a sus pies. La asamblea fue fijada para el 1 de enero de 1905 en Esmeralda 329 y ese día se fundó la institución.
Todos reconocen al actual Independiente de Avellaneda por su color rojo, pero en sus inicios se vistió de azul y blanco con las iniciales IFC (Independiente Foot-Ball Club).

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia