La calurosa tarde invernal acompañó para que las familias vuelva a la cancha y puedan disfrutar de un gran espectáculo entre los dos equipos más convocantes de la provincia. Unas once mil personas estuvieron ayer en el Martearena donde tanto los hinchas de Central Norte como los de Juventud Antoniana se hicieron presentes en gran número luego de más de dos años sin verse las caras.
La tarde arrancó con gastadas de un lado y del otro pero por suerte, y para alegría de todos, el encuentro terminó en paz y se vivió una verdadera fiesta como hace tiempo que no se podía observar.
La Copa Amistad se la terminó llevando Central Norte y si bien hubo algunas pequeñas escaramuzas afuera del estadio, cada uno pudo volver tranquilo a casa. Hubo una docena de detenidos por derecho de admisión y más allá de eso el operativo policial fue positivo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia