Entre los miembros del Círculo de Banderilleros de Salta hay historias que merecen ser contadas en primera personas. El grupo reúne gente con muchos años de experiencia, que se mezclan con los más chicos, con los que cambiaron ser pilotos por banderilleros y también por Karina Sánchez, la única mujer de la entidad y posiblemente del país.
"Tengo de amigo en el Facebook a Oscar (Ruiz) y el un día me preguntó si quería banderillear. Yo le dije 'estas loco, ese es un laburo de hombre, yo no me veo haciendo eso, es peligroso'. Después me siguió invitando para que vaya a las carreras del Zonal del NOA. Vine y me gustó y desde ahí no falté", contó Karina, fanática de Chevrolet.
Nunca se sintió como sapo de otro pozo entre tantos varones. "La tratamos como si fuera una mas", agregó Enrique Scovenna.
"Obviamente el sueño de todos es correr pero muy pocos llegan a eso y para mi estar en pista y ver los autos tan cerca es apasionante", agregó la banderillera.

Del otro lado de la pista

Daniel Salas es tucumano; llegó a Salta por razones laborales y sin conocer a nadie. En su provincia natal corrió en rally y en la nuestra se dedicó al banderillaje.
"El primer fin de semana como todo buen fierrero vengo al autódromo y tengo la oportunidad de conocer a Luis Galará. Ese mismo día me invita a banderillear; al fin de semana siguiente se corría una carrera de Súper Bike del NOA y me invita a banderillear, pero esos días yo tenía que ir a ver a mi familia en Tucumán que hacía un mes que no la veía. Me fui un viernes a Tucumán estuve con mi familia dos o tres horas y regresé a Salta para la carrera", contó Daniel. "Al no tener a nadie en Salta ellos son mi familia", añadió el tucumano.

Situaciones riesgosas

Kike Scovenna es la segunda generación de banderilleros de su familia. Aprendió el oficio de su padre y entre sus anécdotas cuenta el accidente que tuvo con un piloto santiagueño.
"A un santiagueño que competía en Fórmula Súper Renault se le rompió la dirección en la curva de socios protectores. Fue directo al nuestra puesto. Yo me di vuelta para sacar un fotógrafo y después no tuve tiempo de reaccionar. El auto me atropelló, di una vuelta en el aire y esa imagen sirvió por un año de cortina de un programa de televisión", recuerda hoy Scovenna entre risas junto a sus compañeros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia