La polémica por la distancia entre la línea de meta del campo de juego y el paredón perimetral vuelve a ser el centro de la atención. Es que hoy un jugador del sub-15 de Juventud Antoniana, Nicolás Tarifa se salvó de milagro de golpear su cabeza contra el paredón.
Mientras disputaba el partido del Torneo Regional contra San Martín de Tucumán, Tarifa fue a disputar la pelota cerca de la línea de meta, se cayó, su cuerpo se deslizó fuertemente hacia el paredón y en ese instante logró anteponer su brazo. "Si no apoyaba el brazo, le pegaba al paredón con la cabeza. Hubo mucha preocupación de todos", contó uno de los espectadores desde el Fray Honorato Pistoia, estadio de Juventud Antoniana donde se disputaba el partido.
Tras minutos de tensión y luego de ser revisado por el médico, le diagnosticaron una lesión en el hombro. Sin embargo, y por precaución, lo trasladaron a un hospital para practicarle estudios.
Este accidente reabre la polémica de las condiciones en la que se encuentran y habilitan de los estadios del interior. El año pasado, Emanuel Ortega, de San Martín de Burzaco, falleció tras sufrir un traumatismo de cráneo producto de un golpe contra el paredón durante el partido que disputaba contra Juventud Unida, por la Primera C.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia