El cuádruple campeón de la Fórmula 1, Sebastian Vettel, demostró que además de ser un as del volante tiene dotes de actor. Con mucho humor, el alemán fue protagonista de una serie de cámaras ocultas en las que se lo puede ver disfrazado de mecánico. Un Vettel pelilargo y barbudo, tras arreglar los autos de sus "víctimas", las asustó al probar sus coches junto a ellas, a altas velocidades.

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia