El mercado de pases para Juventud Antoniana y Gimnasia y Tiro está muy difícil en materia de refuerzos para la disputa del próximo Federal A. Si bien el club santo, de entrada nomás, acordó vínculos con tres jugadores (el Arenero Héctor López, Juan Carlos Carrizo y Andrés Quintero), por el lado millonario, entre la oferta y la demanda se frenaron las negociaciones de algunos valores que siguen en carpeta del DT Luis Rueda, que trata de ir dándole forma a su nuevo ciclo en el club.
En este marco, vale remarcar que cuando ambos clubes mostraron su interés por contratar a jugadores que sobresalieron en sus respectivos equipos, la mayoría de los valores manifestó sus pretensiones por encima de los 50.000 pesos.
Esta cifra no concuerda con lo que se fijó como tope en el pago de haberes, tanto en la entidad antoniana como en la Vicente López, ambos con presupuestos similares y menores. Desde el club que preside José Pepe Muratore se dejó en claro que lo máximo que se ofrece para la incorporación de refuerzos son 35.000 pesos a cada jugador. "¿Cómo podemos llegar a pagar más de 50.000 pesos si en el plantel hay jugadores que cobran 15.000 pesos?", declaró Rafael Del Carlo, miembro del departamento de fútbol de Juventud, expresando además: "Si en un plantel sucede algo así, el grupo se resquebraja porque algunos están conformes y otros no".
Algo similar está sucediendo en Gimnasia, porque cuando realizaron los primeros sondeos para conocer las pretensiones económicas del arquero Laureano Tombolini, el pedido por el cobro de un haber mensual superó la suma de los 50.000 pesos.
En el albo también suenan Leandro Requena y Hugo Troche (ambos jugaron el Federal A en Patria de Formosa), quienes recién establecerían un contacto más formal en caso de que no salga una proposición satisfactoria de la B Nacional.
No hay punto de comparación entre un futbolista de una categoría y de otra, como ocurre entre la B Nacional y el Federal A. Aunque también entran a tallar aquellos que integran los equipos de la B metropolitana, los que más o menos se mueven financieramente con los números que manejan los equipos salteños, pero la diferencia radica en que a los foráneos hay pagarles casa y comida.
x
x
x
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia