Los que quieran ver rodar la cabeza de Luis Rueda deberán esperar un poco más. Tal vez sea cuestión de días.
El poco crédito que le queda al entrenador de Gimnasia y Tiro se lo va a gastar el viernes, cuando el equipo reciba a Altos Hornos Zapla, en el Gigante del Norte, por la cuarta fecha.
Anoche hubo un nuevo "espaldarazo" por parte de la dirigencia. El presidente Marcelo Mentesana encabezó la reunión habitual de los lunes en la que, inevitablemente, analizaron la continuidad del DT. Y tratan de no precipitarse porque apenas van tres fechas y, por lo que el equipo hizo en el primer tiempo frente a San Martín, quedan algunas esperanzas, pocas, pero algo queda.
Mentesana le confirmó anoche a El Tribuno que se analizó el bajo rendimiento del equipo y dijo con respecto a Rueda: "Es una parte importante de la estructura del fútbol, es responsable del funcionamiento del equipo y queremos mejorar para ser protagonistas".
Precisamente, el problema de Rueda no debería ser sus pobres números desde que asumió como DT el año pasado. De hecho, no se lo puede condenar por las seis o siete fechas que dirigió en el torneo anterior con un equipo que él no armó y que estaba devastado; un plantel que ya estaba armado.
El verdadero problema del DT está en los tres partidos que dirigió en este torneo, en los cuales no logró hacer funcionar al equipo, y esos supuestos "enemigos internos" que le brotaron en los pasillos del Gigante del Norte.
Si bien tres partidos son pocos para hacer caer la guillotina, lo que lo está condenando son sus ideas poco claras para encarar los partidos.
El problema, "su problema", es más grande cuando desde la Vicente López observan tantos festejos tempraneros en Lerma y San Luis. Aunque digan que no, no cae bien tener al clásico rival en las antípodas.
Pero Rueda seguirá en el cargo por lo menos hasta el viernes. Es decir, el equipo deberá ganar jugando bien o jugando mal. La frialdad de los resultados son, los que en definitiva, le dirán hasta cuándo seguirá siendo el técnico.
El propio Luis reconoció en la conferencia posterior a la derrota contra San Martín: "Los resultados mandan en el fútbol". Rueda también dijo: "Estoy totalmente convencido de seguir y salir de esta situación".
Los que no están convencidos son, al parecer, los integrantes de una segunda línea dirigencial. Aunque anoche hubo una reunión en la que le dieron nuevamente el respaldo, todos quedaron con la sensación de que si el equipo no gana el viernes, no habrá otro round para el DT.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia