El reencuentro entre River y Boca, luego de la histórica eliminación por la Copa Sudamericana, finalmente se dará esta noche en Mar del Plata, donde los conjuntos dirigidos por Marcelo Gallardo y Rodolfo Arruabarrena chocarán por el Torneo de Verano. Sin embargo, no será un superclásico con todas sus luces, ya que el xeneize presentará un equipo alternativo.
Pese a que algunos jugadores de los habituales titulares le pidieron a Rodolfo Arruabarrena estar presentes en el primer superclásico de 2015, el técnico de Boca optó por priorizar el encuentro del miércoles próximo con Vélez Sarsfield, que determinará cual de los dos pasará a la zona de grupos de la Copa Libertadores.
De los titulares, sólo Nicolás Colazo estará por el lateral izquierdo y el resto de ellos descansará.
Por el contrario, Marcelo Gallardo dispondrá en cancha lo mejor que puede ofrecer River para esta ocasión, con la intención de prolongar el invicto que se extiende desde la última derrota por 1-0, con gol de Emmanuel Gigliotti, el 6 de octubre de 2013 en el estadio Monumental.
En la actual pretemporada, River no pudo ganar en ninguno de los tres amistosos disputados. Primero perdió con Universitario de Perú 1-0 y luego cayó por penales frente a Peñarol de Uruguay tras igualar 1-1, ambos en Montevideo. Por último, el equipo igualó sin goles con Estudiantes en Mar del Plata, el domingo pasado.
Al margen de los pobres resultados en la etapa preparatoria, el club de Núñez goza un presente dulce por la última conquista sudamericana y la llegada de refuerzos prometedores como el regreso de Pablo Aimar -ídolo del club-, Gonzalo Martínez y el uruguayo Camilo Mayada.
En contraste, Boca pasa por un largo período de frustraciones, no sólo por falta de títulos sino también por su bajo rendimiento desde la salida de Juan Román Riquelme, a mediados del año pasado. Una muestra de ello fue la goleada sufrida el sábado pasado ante Racing Club (4-1) en el debut por la Copa de Oro.
El Vasco Arruabarrena apuesta a hacer un cambio fundamental para la nueva temporada con jugadores como Pablo Pérez, Marco Torsiglieri, Gino Peruzzi, Guillermo Sara, Alexis Rolín y Luciano Monzón, cuya llegada descartó el arribó de Nicolás Tagliafico proveniente de Banfield.
Con derecho de admisión de por medio para evitar el ingreso de los barras de Boca y River, se dispondrá de 1200 efectivos para controlar un estadio José María Minella lleno, que albergará 35.000 personas.
El superclásico de verano tendrá su revancha el próximo sábado 31, a las 22, en el estadio 'Malvinas Argentinas' de Mendoza.

La racha del Millo en 2014

En los ocho partidos celebrados el año pasado, River terminó invicto frente a Boca con un saldo de cuatro victorias (dos oficiales y dos amistosas) y cuatro empates (2-2). Como plus, el 'millonario' eliminó al 'xeneize' en las semifinales de la Copa Sudamericana que después alzó tras vencer en la final a Atlético Nacional.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia