Pese a la derrota y cierta desilusión, los hinchas de Gimnasia reconocieron el esfuerzo, principalmente el de Federico Rodríguez, quien se retiró de Gigante del Norte rengueando y ovacionado.
De las tribunas bajó un afectuoso "¡Bocha, Bocha...!". "La gente es muy especial, estoy muy agradecido por el cariño que siempre me da. No tengo palabras", dijo orgulloso por tanto afecto del pueblo millonario.
Aún dolido por el inesperado resultado, el Bocha Rodríguez reconoció: "El partido terminó con un derrota y que la gente coree tu nombre, en lo personal, me pone muy contento y, obviamente, te da más fuerza".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia