Familiares, amigos y entrenadores de Yanina Martínez apoyaron a la corredora desde el momento de la largada hasta que la atleta rosarina cruzó la línea de meta coronándose campeona paralímpica de los 100 metros T36 en el estadio Enghenao. La emoción fue desbordante a medida que Yanina se acercaba al triunfo y llegó a su punto máximo con la prueba concluida; inmediatamente se produjeron abrazos y saludos entre los colaboradores y la madre en la tribuna.
Yanina fue parte del conjunto femenino de deportistas argentinas que asistió a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 donde llegó tercera en los 200 m aunque fue descalificada. Por otro lado, y a nivel continental, participó en los Juegos Parapanamericanos de 2011 en Guadalajara donde alcanzó dos medallas de plata, y en los Juegos Parapanamericanos de 2015 en Toronto donde obtuvo dos medallas de oro, en sus especialidades dentro de la categoría T36.
Embed
Yani es entrenada por Martín Arroyo y en estos Juegos compite en los 100 y 200 metros, las mismas pruebas con las que el jamaiquino Usain Bolt deslumbra al mundo.
Según publicó el diario La Capital de Rosario, el atletismo apareció en la vida de Yanina Martínez como una actividad ‘recreativa, saludable y para hacer amigos‘. Lo contó su mamá Claudia, que junto a papá Daniel fueron perseverantes y motivaron a esa chica que le costó caminar en los primeros años. Hoy sus piernas cobraron velocidad para coronarse campeona olímpica en Río 2016.
La relación de Martínez con Arroyo se remonta a 2005. Hacía natación en el club Echesortu desde un año antes y el entrenador, quien en ese entonces era estudiante de educación, la invitó a practicar atletismo en el estadio municipal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia