De un tiempo a esta parte, algunos partidos de los torneos de divisiones inferiores que organiza la Liga Salteña de Fútbol terminan con abultados marcadores a favor del equipo ganador. Lo que marca una clara diferencia entre los clubes que trabajan con estructuras armadas (cuerpo técnico, campos de entrenamientos y otros elementos de trabajo) y aquellos que salen a "juntar" jugadores barrio por barrio para completar sus planteles desde la reserva hasta la octava división y cumplir sus compromisos en cada jornada.
Y esta desigualdad competitiva en la presente edición del certamen destinado a los chicos no es ajena a la cruel realidad, puesto que ya comenzó a evidenciar una diferencia muy grande. El hecho de que, en quinta Gimnasia y Tiro le haya ganado por 16 a 0 a Atlético Salta, y que el árbitro Marcos Mercado haya suspendido el partido al cabo de los primeros 45 minutos, porque el DT del equipo perdedor (Carlos Cáceres) argumentó que tenía varios lesionados y que por tal motivo no podía seguir jugando, sienta un serio precedente que tendrá que ser analizado más en profundidad por las autoridades de la Liga Salteña para rever la situación.
Dada esta situación, no es casual que luego, ayer por la tarde, en cuarta división el equipo albo le haya ganado a Atlético Salta por 9 a 0, y que este último equipo haya presentado en el campo de juego de Limache solo 9 jugadores; por lo que tampoco extrañó que en reserva el conjunto millonario haya alcanzado una contundente victoria de 11 a 0 frente a ese mismo rival.
Estos tres resultados son el fiel reflejo de una diferencia abismal entre un club y otro, diferencia que se manifiesta en la faz organizativa y económica entre los clubes denominados grandes y otros que luchan por subsistir, como Atlético Salta, que otorga demasiadas ventajas, sobre todo en inferiores.
Anteriormente, Atlético Salta perdió por 22 a 0 contra Central Norte en quinta, ¡una locura!
Un coordinador y dos entrenadores estuvieron acompañando a los chicos de Atlético Salta en el predio del millonario, y al final del partido cada uno se fue a su casa en lo que tuvo a su alcance. Es decir que ningún directivo de Atlético Salta se llegó para saber si los jóvenes jugadores tenían cómo volver a su hogar.
Todo conlleva a un sinfín de situaciones en las que la Liga debería intervenir para buscarle solución. No puede ser que un equipo haya recibido 38 goles en dos partidos.
Al respecto, bien vale recoger las expresiones del padre de un jugador de Gimnasia y Tiro en reserva. "El equipo verde (Atlético Salta) estuvo bien parado hasta los primeros 20 minutos del segundo tiempo; luego se ve que se quedaron sin piernas y allí aprovechó Gimnasia para convertir más goles. Por suerte, el rival entendió que este es un juego y ningún jugador reaccionó de mala manera".
Entonces, hay que saber entender el estado de ánimo de los perdedores y ponerse en su lugar. Todo esto llama a la reflexión a todos los actores del ámbito futbolístico local sobre la responsabilidad que asumen los clubes en su rol social, apuntando a un cambio radical hacia una superación definitiva.

El Tribunal de Disciplina
La suspensión del partido de quinta división de Gimnasia y Tiro, que le ganaba 16 a 0 a Atlético Salta al cabo del primer tiempo, por pedido del DT del equipo perdedor pasará a manos del tribunal de disciplina de la Liga Salteña de Fútbol. Cuando el informe sea analizado por el cuerpo liguista seguramente se lo citará a declarar al técnico de Atlético Salta, Carlos Cáceres, para conocer más detalles.


La frase
“Se nota una diferencia abismal tanto en lo físico como en lo futbolístico. Tendría que ver la Liga y el Gobierno, porque a lo que se apunta es más al trabajo de contención”.
(Damián Monge DT de la reserva de Gimnasia y Tiro)

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia