Desde que Larissa Riquelme se convirtió en "la novia" del Mundial 2010, en cada competencia internacional de selecciones de fútbol aparecen candidatas a quedarse con el reinado. En este caso –y a pesar del anuncio de la paraguaya de ir en defensa del trono-, la modelo boliviana Mayte Flores fue la gran atracción del aburrido empate en cero entre Bolivia y México.

La modelo llegó a Chile y comenzó a subirle la temperatura a la Copa. Presenció entrenamientos del seleccionado boliviano y anoche se transformó en la gran figura del debut ante México. Mientras los equipos aburrían en la cancha, en las tribunas todos miraban la figura de Flores. ¿Será la boliviana la reina de la Copa América?

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia