La revolución de hinchas cuervos que se palpó en la previa se vio altamente reflejado en el estadio Dr. Luis Güemes, colmado por más de cinco mil personas. Una cifra que, luego de la fiesta y la alegría azabache, traerá un amplio debate con las fuerzas de seguridad.
La dirigencia de Central sostuvo que unas 4.000 personas estuvieron en la cancha, mientras que la Policía contabilizó 5.767 personas. Pero si hubo esa cantidad y se pudo observar algunos sectores vacíos, ¿cuál es la verdadera capacidad del estadio de Central?
Las autoridades policiales habían autorizado una concurrencia de 3.500 personas, una cifra muy por debajo de lo que el reducto cuervo puede ofrecer claramente, con lo cual se deberá replantear para el próximo partido que el equipo de Rioja juegue de local, contra Atlético Chicoana, dentro de quince días.
El operativo de seguridad que la Policía desplegó desde el mediodía, con 340 efectivos, y que contó con el derecho de admisión y el sistema biométrico, resultó a la perfección.
"Gracias a Dios todo con normalidad, fue una verdadera fiesta. El trabajo que se realizó antes, durante y después fue altamente positivo. Hubo 19 detenidos, algunos por estar alcoholizados y otros por no tener entradas", resumió el jefe del operativo, el comisario inspector Lisandro Cejas.
"Dentro del predio apelamos al criterio de la dirigencia, con la que trabajamos en conjunto. En el informe que voy a realizar voy a hacer constar que todo se desarrolló con normalidad; esto tiene que servir para que no haya divisiones entre las hinchadas, se comportaron debidamente", agregó.
Por su parte, el dirigente Juan Balut remarcó el trabajo policial: "Fue excelente. Tenemos que agradecerles y felicitarlos, se portaron muy bien".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia