La fórmula del éxito no la tiene nadie. No se consigue en la farmacia. Es mucho más compleja de lo que el colectivo imaginario supone. Dicen que el fútbol es muy sencillo y que todo está inventado, pero esto no explica lo difícil que es y ha sido ascender para Juventud Antoniana, Central Norte o Gimnasia y Tiro. Cualquiera sea la categoría.
Se necesita de un cúmulo de situaciones más la dosis de suerte o azar que atraviesa cualquier juego o deporte.
Pero eso sí: es imperante achicar los márgenes de errores en esta nueva búsqueda de la felicidad. Corrigiendo lo malo de la última temporada, procurando la generación de recursos permanentes que desembocan en presupuestos acordes y armados de buenos planteles.
Sin recursos, no se puede pelear por el título. No basta con las recaudaciones que a esta altura son insignificantes. La gente ya no cree y solo acompaña en una instancia decisiva. Los sponsors juegan entonces un rol fundamental. Y, a decir verdad, sin la ayuda del Gobierno provincial, Juventud Antoniana y Central Norte, en mayor medida, no podrían participar ni en el torneo Anual. El gran déficit es la generación propia de efectivo, pero a ningún dirigente se le cae una idea de cómo lograrlo. Así solo se podrá armar algo que se asimile a lo ideal. Esto ha venido pasando en los últimos años. Apostar con lo que se tiene, o se puede.
¿Qué harías para que tu club, ...

En el santo...
Juventud Antoniana quiso jugárselas con un plantel con jugadores de la zona, con un técnico local y casi termina peleando la permanencia. Jugar con los chicos del club tampoco es la solución. El santo terminó enderezando su rumbo con J. J. López y estuvo cerca de la hazaña. Apostar a su continuidad, la base del plantel y procurar buenas incorporaciones debería ponerlo nuevamente en carrera, amén de esa ilusión de ser invitado a una hipotética B Nacional reestructurada. En su faz institucional existió un permanente petardeo entre un grupo de jóvenes entusiastas y la actual comisión que lidera Pepe Muratore pero que no afectó la campaña en el Federal A en lo más mínimo. Chicanas que llegaron por el lado del semillero, el aspecto más descuidado de una cúpula dirigencial que se redujo a dos o tres como sucede en cada torneo. Lo peor, tal vez, es que no se avizoran dirigentes que garanticen un futuro mejor.

En el cuervo...
En Central Norte pareció que todo era perfecto en el Federal B hasta que Sergio Oga destapó la olla para denunciar descuido, mala alimentación, retrasos salariales y compañeros que, a veces, no tenían ni para ir entrenar. Aún así, casi ascienden. Es que las razones principales del fracaso cuervo pasó por lo que los propios jugadores no hicieron dentro de la cancha. Pero, de todos modos, el PF Víctor Cuellar también se quejó de la desorganización, entre otras cuestiones, optó por no seguir en el club y Central debe bregar siempre por la tranquilidad de sus jugadores. Su presidente Héctor De Francesco fue acusado casi como el único culpable del "no ascenso" por no haber "tocado" al árbitro de la semifinal contra San Martín de Formosa. Si lo haces sos un tramposo, si no lo hacés, un inútil. El histeriqueo permanente del fútbol salteño. Y ante la presencia figurativa más que efectiva de sus pares, aceptó los consejos de Gabriel Savino en el fútbol. Central necesita dirigente que se comprometan, que aporten recursos, que resuelvan sin sentarse en una charla de café. Sino, más de lo mismo. Esta dirigencia, además, transitó dos años de gestión sin una sola oposición, debe un par de balances y rendir cuentas.
Lo positivo fue retener a Pedro Rioja y convencerse de que sin jugadores de experiencia, llámese Maino, Ceballos o Juan Pérez, no llegará lejos. En el armado del plantel todavía debe cubrir puestos clave con estas características: un defensor y un goleador de raza, por ejemplo.

En el albo...
La estrepitosa caída de Gimnasia y Tiro se debió a varias razones. Dicen que por haber estado más vinculado al rugby, su presidente Marcelo Mentesana no se caliente mucho por el fútbol. Pero al fútbol lo maneja un experimentado como Juan Carlos Ibire que tampoco se sale del libreto: austeridad. Es saludable la continuidad del Chaucha Bianco y de una base que necesita de un complemento fuerte. Sino, no habrá posibilidades de llegar más lejos.
En el club de la Vicente López deben aprovechar que se trabaja con cierta tranquilidad institucional, algo que no sucede en los otros clubes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia