Varios jugadores salteños lograron en las últimas temporadas superar los límites de la provincia y pusieron sus aspiraciones en los torneos más competitivos del país. Entre ellos, Rosario Sánchez Ísola, de 19 años, quien actualmente juega en la Liga Metropolitana para Vélez Sarsfield.
Hasta el 2015 jugó en Gimnasia y Tiro, pasó por todas las categorías e incluso fue parte del seleccionado mayor de Salta. El año pasado se animó al cambio y se fue a jugar a Buenos Aires, donde recaló primero en Lomas del Mirador; una lesión en la rodilla solo le permitió jugar dos meses, tiempo suficiente para que Vélez se interese en tenerla en sus equipos.
En febrero llegó al fortín para jugar y estudiar para ser profesora de Educación Física. Reparte sus horas de la mañana y algunas de la tarde estudiando y por la noche entrena; juega en las categorías sub-19, sub-21 y división de honor. Rosario vive una realidad diferente al vóley de Salta y ella explica porqué. "Le dan mucha importancia al entrenamiento y todos los días tenés algo por hacer. Vélez le da mucha importancia a todos los torneos porque siempre busca salir primero. Si bien Lomas también está en la División de Honor, el juego y la atención que te dan en Vélez es otra cosa", relató la salteña.
Viene de una familia ligada al vóley, ya que su madre fue por cuatro años presidenta de la Asociación Salteña de Vóley, mientras que su hermana Camila estuvo en 2015 entre las tres mejores jugadoras del vóley salteño.
Con Vélez llegó a jugar la final de la Liga Metropolitana perdiendo la definición con Estudiantes de La Plata; a Rosario le tocó siempre entrar desde el banco de suplentes, pero con actuaciones relevantes. También representó al seleccionado metropolitano en el último Argentino sub-19 que se desarrolló en Neuquén, alcanzado el tercer puesto tras la derrota con Córdoba. Rápidamente se adaptó al nuevo ritmo de juego para cumplir varios objetivos.

Los sueños que faltan

Rosario aún tiene grandes metas por cumplir en el vóley. “Quiero crecer voleibolísticamente, prepararme para ser una jugadora de Liga (Vélez jugará este certamen a fin de año) y jugar en la Selección argentina, con la cual estuve entrenando hace años, pero nunca se me pudo dar jugar un torneo”, señaló Rosario. Claramente el hecho de jugar en Buenos Aires le brinda más posibilidades de llegar al seleccionado que jugando en Salta. “Tenés la posibilidad de jugar más torneos e importantes con equipos como Boca y San Lorenzo”, añadió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia