La Policía Civil de Río de Janeiro comenzó una huelga en protesta por la falta de recursos para realizar sus tareas, los salarios adeudados, la escasez de gasolina para las patrullas y helicópteros de apoyo, agua y papel higiénico, informó hoy el Sindicato de los Comisarios de la Policía (Sindelpol) de la capital carioca.
A 37 días de que se inauguren los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, la policía realizó un cese de actividades por ocho horas y recibió a los turistas en el aeropuerto internacional con un cartel en el cual se leía "Bienvenidos al infierno. Policías y bomberos no son pagos. Cualquier persona que llegue a Río no estará segura".
Unos 300 agentes de la policía civil, que ejercen funciones judiciales, marcharon vestidos de negro hasta la sede de la Asamblea Legislativa del estado de Río de Janeiro, donde denunciaron el "abandono" que sufren por parte del gobierno regional.
Asimismo, un grupo de policías y bomberos se instaló en el aeropuerto con un cartel en el cual le avisaba a la gente que "la prioridad de la policía es la gente", pero que "la prioridad del gobierno son los Juegos Olímpicos".
El presidente de Sindelpol, Rafael Barcia, dijo que la policía esta "en una situación límite" y que no puede realizar ninguna investigación por falta de elementos, además de que no puede utilizar el helicóptero para perseguir delincuentes, que algunas patrullas están paralizadas por falta de mantenimiento y combustible, y que solo tres de los seis blindados de la Policía Civil funcionan.

Hechos aberrantes
Dos violentos homicidios de ciudadanos brasileños sucedieron el fin de semana y volvieron a poner en duda la seguridad de la ciudad olímpica.
En la tarde del sábado pasado una doctora de 35 años fue asesinada durante un asalto cuando viajaba en su auto en la Línea Roja, la única vía que conecta el aeropuerto internacional de Río con el centro de la ciudad, en tanto que horas después fue ultimado el teniente Denilson Theodoro de Souza, de 48 años y padre de dos hijos, quien recibió varios disparos cuando intentó evitar el asalto a una persona mientras iba en su auto.
Hace dos semanas, la regatista paralímpica australiana Liesl Tesch y su fisioterapeuta fueron asaltadas a punta de pistola en la zona del barrio de Flamengo, al igual que tres integrantes del equipo español de Nacra 17, que fueron asaltados en el barrio de Santa Teresa, uno de los más turísticos de la zona sur de Río.
A su vez, hace un mes, el ex futbolista brasileño Rivaldo aconsejó a sus seguidores en las redes sociales que no visiten la ciudad de Río, sede de los próximos Juegos Olímpicos, por el peligro de muerte y la inseguridad a la que estarían expuestos en las calles cariocas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia