Vibrante, emotivo. Racing y Rosario Central le dieron Salta una linda definición copera. Fue victoria del canalla, ajustada pero merecida y apuntalada a partir de una figura descollante: Marco Ruben, un delantero de elite que por estos lares no estamos acostumbrados a ver.
El goleador del fútbol argentino (máximo artillero en Primera) le dio a Central la victoria con un cabezazo impresionante y la clasificación a la final de la Copa Argentina, donde lo espera Boca. Y vaya casualidad, los dos mejores equipos del torneo grande, el uno y el dos.
El equipo del Chacho Coudet siguió siendo anoche protagonista con sólidos argumentos. El de Diego Cocca mostró las falencias que, por ejemplo, le hicieron bajarse de la pelea por el título en el torneo de los 30.
Pero ambos no se guardaron nada. Trajeron lo mejor que tienen y el Martearena lo reconoció con una magnífica concurrencia que superó las 20 mil personas.
Desde el arranque armaron un partido a puro vértigo, aunque con poca claridad en las áreas. De un ataque de la academia, en la que no pudieron conectar Pavone y Noir, a un contragolpe casi letal del canalla y que Cerro terminó sacando en la línea. ¿Y quién andaba por ahí? Ruben, con su olfato goleador.

Embed

Luego, el tironeo por la posesión, las intermitencias y las imprecisiones. Después, un tiró libre con el que Racing encontró la paridad de situaciones claras: cabezazo de Sánchez que pegó en el palo y salió.
Pero a Central le sobra pimienta arriba y Marco Ruben es la prueba viviente: con un frentazo y sin marcas venció a Saja y a Racing antes de ir al descanso.
Racing inclinó la cancha en el complemento, Cocca mandó a Romero y al ídolo Diego Milito y llegó con peligro a Garcia. Pero Ruben era una amenaza latente. Y con sus escoltas, Montoya, Larrondo y Lo Celso, conjugaban una noche inspirada. Central también tenía una muralla en su patio: Donatti y Pinola, impecables, y manejó el trámite psicológicamente. Racing, más apurado que nunca, insistió con desorden, sin conducción y encima llegó la roja de Sanchez. Lo mismo atacó. Racing fue como pudo y Milito reventó el palo con un bombazo impresionante. Lo Celso también dejó a Central con diez y la intensidad se acentuó en el juego. Pero Central estaba firme pese a las arremetidas de la academia y terminó consumando su canallada en Salta.

  • Los equipos
Racing Club: Saja; Pillud, Lollo, Sanchez y Grimi; Cerro, Videla, Aued; Noir, Pavone y Acuña. DT: D. Cocca.
Rosario Central: M. Garcia; Salazar, Donatti, Pinola y Alvarez; Montoya, Dominguez, Fernández y Celso; Larrondo y Ruben. DT: E. Coudet

Gol: PT: 45m. Ruben (C).
Cambios: ST: 14m. Diego Milito por Acuña (R) y Oscar Romero por Videla (R), 21m. Franco Cervi por Fernández (C), 29m. Damián Musto por Domínguez (C), 34m. Washington Camacho por Cerro (R) y 39m. Jonás Aguirre por Ruben (C).
Amonestados: Grimi (R), Cerro (R), Aued (R), Lollo (R), Larrondo (C), Musto (C).
Incidencias en el segundo tiempo: expulsados: 26m. Sánchez (R) y 38m. Lo Celso (C).

Árbitro: Federico Beligoy.
Estadio: Padre Martearena de Salta.
Jornada: Semifinal

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia