El partido en Leicester tuvo un invitado especial que se robó la atención de las cámaras y varios aplausos en las tribunas del estadio. Diego Maradona presenció la gran victoria de Los Pumas frente a Tonga, acompañado de su novia Rocío Oliva.
El Diez disfrutó a pleno del partido, cantó el Himno Nacional y vivió el partido como si fuese él quien estaba jugando contra Tonga.
Una vez que sonó el silbato final que decretó la victoria del seleccionado albiceleste, Maradona se hizo presente en el vestuario de Los Pumas donde felicitó y saludó a cada uno de los jugadores.
También se prendió en los festejos por el triunfo que dejó a Argentina cerca de los cuartos de final y le dedicó unas palabras sentidas al equipo.
"Están haciendo feliz a un país. Ustedes le están dando a Argentina lo que no tiene y no recibe de los que tienen que hacerlos felices", dijo Diego.
Nicolás Sánchez, figura del partido, se mostró contento por la visita de Maradona.
"Yo entré en el vestuario tarde y al verlo ahí se me puso la piel de gallina. Fue muy lindo. Era la primera vez que lo encontraba. Fue medio fuerte verlo así, de repente. Me regaló una camiseta de la Selección que pone Maradona con el número 10. Es un lindo recuerdo y yo le di la mía", explicó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia