Sebastián Uranga fue el último de los jugadores en sumarse a Salta Basket y se ha convertido en pieza importante en el funcionamiento del equipo. Se sumó en enero con el Torneo Nacional de Ascenso ya iniciado y en medio de un proceso que no pasaba por los mejores resultados en lo deportivo. Al igual que el equipo, su nivel fue mejorando hasta llegar a esta instancia donde la confianza es mayor para encarar los dos últimos encuentros de la fase regular y la instancia de play-offs. Sobre esto habló el jugador con Alentandooo.com.

¿Qué evaluación hacés de tu presente y el de Salta Basket?
Estoy muy contento porque de a poco las cosas van saliendo y el equipo trabaja muy fuerte todas las semanas para que la situación mejore. Ahora estamos en un buen momento, nos sentimos bien como equipo puntualmente y en lo individual también. Arranqué con muy poco básquet, mal físicamente y de a poquito las cosas van saliendo de la mano con el equipo. Ahora estoy con muchas ganas de encarar todo lo que se viene.

¿Que te llevó a involucrarte en este proyecto del TNA?
Todo empezó por una lesión en la primera parte de la temporada que no me permitió arrancar en ningún equipo; cuando tuve el alta comencé a ver que opciones tenía para jugar e inicié las conversaciones con Ricardo de Cecco. Él me preguntó cuál era mi situación y me gustó mucho la posibilidad del equipo y del grupo. A Ricardo lo conozco, me gusta como entrenador, me gustó la idea y era un buen desafío para afrontar. No me costó mucho tomar la decisión de venir a Salta Basket.

Entre lo que contás, destacás que el plantel está mejor. ¿Qué factores influyeron para el mejor funcionamiento del equipo?
Desde el día que llegué vi cosas muy buenas; con los chicos hablamos de las cosas que estabamos haciendo bien, pero luego nos fastidiamos y las cosas no salen o no podemos trasladar a la cancha lo que hacíamos en los entrenamientos. Son cosas que pasan en la mayoría de los equipos en sus malos momentos, porque uno siempre entrena para mejorar y cuando está más fresco lo hace bien, pero en la cancha y con presión cuesta. A los equipos les pasan cosas que son imprevisibles como un cambio de actitud de un jugador, unas conexiones entre dos o tres que potencian al grupo o algún jugador que mejora su rendimiento individual. Creo que las conexiones ya venían de antes pero las individualidades no estaban rindiendo en su mejor forma. Y el sentirse bien individualmente ayuda a jugar con más animo y ser más positivos.

Además el TNA nunca fue fácil...
Es una competencia súper dura en la que podés perder con el último y ganarle al primero de igual manera. Cada partido es durísimo de local y de visitante. En el Torneo Federal con un par de individualidades podés ganar muchos más partidos. En el TNA tenés potencias individuales con jugadores extranjeros de gran nivel y buena lectura de juegos. Si jugás bien podés ganar en cualquier lugar.

Pero igual se puede ver una gran diferencia entre los que están arriba y los de abajo...
Sarmiento de Resistencia (último) tiene jugadores como Picarelli que jugó la Liga Nacional muchos años; también tiene al Negro Acosta que fue goleador de la Liga y un par de jugadores internos importantes, pero no han podido conectarse para lograr más victorias. En cambio Hindú (segundo) tiene jugadores de la media que se conectan y ganan partidos en todas las canchas.

¿El crecimiento de Salta Basket se debió a un partido específico o bien es el fruto de un proceso?
Fue todo un proceso, en el que siempre tuvimos la cabeza metida en mejorar. Si bien el primer partido que me tocó jugar fue malísimo al siguiente cambiamos la cara y ahí ya vi progreso. El equipo se fue enfocando en mantener las cosas buenas y potenciar las cosas que no estaban bien. Dimos tres pasos para adelante y muchos para atrás; ningún proceso es siempre para adelante, porque hay tropiezos y lo bueno es que nos caímos y fuimos para adelante, nunca nos deprimimos y fuimos para atrás.

¿Comenzaron a pensar en los play-offs?
Solo pensamos en nosotros. Si en los dos partidos que nos quedan estamos bien y jugamos como hemos demostrado en los últimos partidos en el play-off, vamos a estar bien plantados cualquiera sea el rival. No me parece que haya que preocuparse por los contrarios.

¿Qué visión tenés del básquet salteño?
Salta debe aprovechar este momento que tiene Liga con una vidriera mejor y con gente como Ricardo y Sebastián Saborido que tienen ganas de potenciar la ciudad. Si los dirigentes son inteligentes y se aprovecha este momento habrá un crecimiento muy grande. El básquet salteño estuvo frenado por muchos años.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia