Uruguay logró sus primeros dos tries en el Mundial de rugby, que se le resistían y casi se habían convertido en una obsesión, pero nada pudo hacer ante el poderío físico de Fiji, para acabar perdiendo por 47-15, este martes en Milton Keynes, en un duelo desigual ante la novena selección del ránking internacional.
Los Teros, que habían ganado un partido en sus dos anteriores Mundiales, en 1999 contra España y en 2003 frente a Georgia, lo tenían casi imposible en este torneo, al caer en el Grupo de la Muerte, pero con 27 jugadores amateurs de los 31 de su plantel, tenían centradas su mayores esperanzas en el duelo contra Fiji. Aunque acabaron perdiendo, el público de Milton Keynes reconoció el esfuerzo de los uruguayos con fuertes aplausos.
Y es que poco podía hacer Uruguay ante un equipo tan físico como Fiji. La envergadura de los isleños les daba una clara ventaja en el pack y su dominio en los scrum era aplastante. Con la batalla de los forward ganada para Fiji, a Uruguay solo le quedaba dar dinámica al juego, consiguiendo en ocasiones poner en aprietos a los oceánicos con sus backs.
Gracias a eso, Uruguay pudo conseguir el ansiado try, que se hacía esperar en el torneo, con el hooker Carlos Arboleya (17) y el medioscrum Agustín Ormaechea (58) como protagonistas. Ormaechea acabaría siendo expulsado a falta de catorce minutos, al recibir su segunda amarilla en un intercambio de empujones tras un try del rival. Esa tarjeta roja no impidió que Ormaechea fuera nombrado mejor jugador del partido.
Tras perder los tres primeros partidos, contra Gales (54-9), Australia (65-3) y Fiji (47-15), Uruguay se despide del Mundial el sábado 10 de octubre en Mánchester contra Inglaterra, que también dice adiós al torneo, tras su inesperada eliminación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia