Jamás hay que subestimar al hombre más rápido del mundo. Al hijo del viento. Jamás. En la final de los 100 metros del Mundial de Atletismo, el jamaiquino Usain Bolt, quien llegó a la definición con algunos tropezones, dejó atrás todo tipo de especulaciones: completó la prueba en 9s79/100, venció al norteamericano Justin Gatlin -hasta hoy, el más veloz de 2015 y el gran favorito- y retuvo la medalla de oro mundialista.
Embed

Bolt no había mostrado su mejor versión durante la competencia. En la semifinal, había tenido una mala salida, aunque logró recuperarse para compartir el primer puesto de la carrera, con una marca de 9s96/100, casi 20 centésimas más que el registro de Gatlin en la clasificación siguiente. Pero en la gran final, Bolt no dejó lugar para atenuantes, dominó toda la prueba y mantuvo la ventaja en la etapa final. El norteamericano, quien llegó segundo, completó la carrera en 9s80/100.
El plusmarquista jamaiquino ganó esta competencia en los últimos dos Juegos Olímpicos (Pekín 2008 y Londres 2012) y, ahora, en tres de los últimos cuatro mundiales (Berlín 2009, Rusia 2013 y Pekín 2015). Permanece como dueño del récord mundial: 9s58/100.

Aquella salida fallida en las semifinales
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia