¿Cuál fue el objetivo de la charla que diste?
Son dos. El primero fue entrenamiento de fuerza en deportes colectivos, y la idea es contar básicamente la trasferencia al campo y cómo se aplica, al menos desde mi mirada y de las cosas que hice hasta acá.
Por otra parte, la idea es ser ascensor del centro de desarrollo. Armamos algunos proyectos como la detección de talentos, en dos años entrenar y planificar a futuro.

¿Cómo ves a Salta a nivel profesional?
Sería muy irresponsable hablar porque no conozco ni estoy metido como para opinar, solo conozco a la gente con la que tengo trato y me parece que están informados y tienen interés, le ponen mucho empeño. Con Víctor (Cuellar) tengo contacto permanente, veo su inquietud y siempre quiere estar capacitándose, generar cosas nuevas y actuales.

¿De qué manera se trabaja en el desarrollo de un chico?
Primero tendríamos que discutir en qué área, si hablamos de la parte física o técnica. Si es lo físico, haciendo un analogía con el jockey, el primer error que se comete es querer conseguir algo rápido no pensando en lo que puedo lograr en un tiempo. Para tomar las decisión hay que apoyarse en lo que son las fases sensibles; las edades optimas donde se pueden producir los mejores resultados. Hay que entender que no por la necesidad de sacar un campeón o una categoría hay que apurarse. Dentro de esto está; no por creer que es bueno técnicamente no hacer nada porque tiene todo resuelto.

¿Y con respecto a la fuerza?
Hay muchos mitos instalados, como que los chicos no pueden entrenar porque pueden tener problemas en el crecimiento. De hecho, hace poco salieron médicos especializados a hablar y no es así, hay mucha literatura que apoya que esto no es así.
Se demostró en dos grupos de trabajo, de control y otro de intervención, que el problema es la genética, no quedaron con estatura más baja por entrenar. Hay que romper muchos mitos, el entrenamiento de fuerza es necesario, tenemos que reconceptualizar lo que es eso, se cree que solo para entrenar la fuerza hay que poner una barra con mucho peso en la espalda, eso no es así, es mucho más.

¿Hay desconocimiento en la preparación física?
Sí, porque se cree que es poner mucho peso en la espalda, sufrir, gritar y es otra cosa. La idea fue mostrar eso y la organización, como volcarlo al campo que es lo más importante.

Ejercés una profesión que demanda capacitación...
El acceso a internet te resuelve muchas cosas. La capacitación es algo que está bien y la trasferencia de la información es otra. Termina pasando que por ahí estudias mucho pero después hay que transferirlo al campo. Un material de información que no tiene trasferencia queda ahí. Principalmente, soy profesor. Todo lo que estudio si no lo transfiero termina siendo una anécdota. Cuando tomo una decisión de campo tiene que ver lo que generé desde la literatura.

Cuándo hablamos de preparación física, ¿en qué se falla?
En querer crear paradigmas y no incluir modelos nuevos, todo el tiempo discutimos por eso, aparecen métodos integrales y todo lo demás esta mal. Antes solamente había que correr, después solamente hacer pesas. Queremos copiar las cosas sin saber de qué se trata. Por ejemplo, los modelos del método integral o presión táctica, de los que habla José Mourinho, no es lo mismo de lo que estoy hablando pero va por esa línea, no es para nuestra cultura y esto no viene contra la idiosincrasia. Los niveles con los perfiles físicos con los que lo hacen no son los nuestros. Los modelos de construcción que tienen en Europa, cuando el jugador no cumple una consigna se va y viene otro. Nosotros tenemos que construirlo no usarlo solamente, hay un modelo en el cual se usa al jugador no se lo construye, no critico el modelo pero no es para todos.

¿Es la gran diferencia que hay con Europa?
No, en esta experiencia con la Selección de Perú conviví con varios jugadores recibiendo contacto de lo que hacen en sus clubes y, sinceramente, con mucha humildad digo que Europa está sobredimensionado en su trabajo, tiene un gran alcance económico pero la capacidad no es más que la nuestra. Ellos tiene mucho poder económico.
Tienen una formación de base más importante que la nuestra por su propia estructura en general. Después en primera hacen usufructo del jugador y cuando ya no es importante se va y viene otro. Entonces el poder económico suple la formación del rendimiento. Ellos no crean rendimientos dentro de sus equipos, compran al rendimiento, van y buscan los mejores.

¿Cuándo influye el preparador físico en las lesiones de un jugador?
Me parece que en las lesiones no hay que buscar culpables, es un deporte que tiene contacto, situaciones inesperadas donde se pierde el control motor y lesiones va a haber, no hay forma de evitarlo. Uno lo que tiene que hacer es evitar patrones repetidos. Los responsables de las lesiones somos todos, de última en entrenador también hace trabajos de campo que son específicos como cambios de direcciones, frenos, eso también lo irrita al jugador y genera estrés mecánico.
¿Por qué creer que las lesiones solo pasan por el profe? Todos tenemos que ver. Ahora la discusión es ¿buscamos un culpable o la solución?

¿El estrés es propenso a lesionar a un deportista?
Sí, porque tiene una reacción directa sobre el tono muscular. El estrés emocional cambia el tono muscular, en cambio el control motor aumenta el riesgo de lesión. Ahora, ¿cómo lo cuantificamos? Es imposible. No hay estudios cuantitativos de eso. Por mi experiencia sé cuándo un jugador tiene problemas emocionales, hay que tener cuidados con las cargas porque se puede lastimar.
La gente puede pensar "¿cómo se va a lesionar porque se pone nervioso?, yo también tengo problemas". Pero esas personas no compiten contra su rendimiento físico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia