El Stoke City (8º) agravó este sábado la crisis del Manchester United (6º), al que derrotó por 2-0, en el partido que abría la tradicional fecha navideña de la Premier League, conocida como el Boxing Day, poniendo así al entrenador mancuniano, el holandés Louis Van Gaal, en una posición muy delicada.
Eliminados de la Liga de Campeones a primeros de diciembre por el Wolfsburgo alemán, los Red Devils han encadenado tres derrotas consecutivas en la Premier League después de su eliminación europea, y el lunes recibirán al Chelsea, otro de los grandes de Inglaterra que no atraviesa por un buen momento, y cuyo anterior entrenador, el portugués José Mourinho, suena como posible sustituto de Van Gaal.
El primer gol del Stoke City llegó a raíz de un error del holandés Memphis Depay, que fue aprovechado por el delantero español Bojan Krkic (19), mientras que el segundo fue obra del austríaco Marco Arnautovic con un potente disparo desde fuera del área (26).
El Stoke City, que también derrotó en su estadio esta temporada al Chelsea y al Manchester City, deja al Manchester United a nueve puntos del líder, el Leicester, y a siete del Arsenal, segundo, que disputarán este sábado sus respectivos partidos.
El Manchester United no sufría una racha de cuatro partidos oficiales consecutivos perdiendo desde 1961. Además, los hombres dirigidos por el técnico holandés, de 67 años, Louis Van Gaal, llevan siete partidos consecutivos sin ganar desde el último triunfo, que se remonta al 21 de noviembre ante el Watford. Una racha tan larga sin conocer la victoria para el equipo de Old Trafford no se producía desde los meses de diciembre y enero de 1989-1990.
Además también fueron eliminados de la Copa de la Liga a finales de octubre por el Middlesbrough, de la segunda división.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia