Leonel Vangioni, uno de los jugadores más polémicos del verano, rompió el silencio y afirmó que se siente "apuntado" tanto por los adversarios como por los árbitros desde que lesionó a Juan Manuel Martínez y Cristian Pavón en los superclásicos contra Boca Juniors.
"Me sentí muy mal, y les pedí disculpas, pero públicamente preferí el silencio para no echar leña al fuego. Quedé en la mira de todos y eso hacía que se confundieran hasta los árbitros", sostuvo Vangioni.
El volante devenido en marcador lateral admitió que no sabe "defender tanto" y por eso prefiere ir "al anticipo en cada pelota".
"Termino jugando al límite y tengo la personalidad suficiente para afrontarlo, así como para admitir que me equivoqué. En vez de tirarme a barrer podría haber aguantado la marca. Eso sí, nunca jugué con mala fe. Tengo que aprender, pero no soy mala leche", enfatizó Vangioni.
En otro orden, y con la conquista de la Recopa Sudamericana ya consumada, puntualizó que "la idea es jugar la Libertadores como lo venimos haciendo; presionando lo más arriba posible y con la defensa parada en la mitad de la cancha".
"A su vez, tenemos que asumir que no siempre va a ser posible; habrá que jugar cuando se pueda y cuando no, cerrarse, saber defenderse. Tener la capacidad de adaptarse a cada rival y cada partido. Hay mucha ilusión dentro del vestuario, porque la exigencia del cuerpo técnico nos hace fuertes en los partidos difíciles, en las finales", concluyó Vangioni.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia