Los incidentes que protagonizaron las jugadoras de San Francisco y Gimnasia y Tiro Blanco, la tarde del viernes en el estadio de la Liga Salteña, provocan un serio llamado a la reflexión. Y resultan imperdonables estas actitudes que le ponen otra mancha al más popular de los deportes.
Cuando transcurrían unos 20 minutos del segundo tiempo del partido pendiente del torneo de fútbol femenino, que organiza la Liga Salteña, entre San Francisco y Gimnasia y Tiro Blanco, se generó una gresca, por lo que el árbitro César Reyes se vio obligado a suspender las acciones.
Debido al cariz que tomaron los acontecimientos hubo intervención por parte de algunos directivos para que las cosas no pasaran a mayores.
Un vez calmados los ánimos, Reyes redactó el informe correspondiente que será tratado por el tribunal de disciplina de la Liga.
Mientras tanto, la fecha que estaba programada para hoy fue suspendida, medida que permitirá a los clubes, junto a sus jugadores, analizar tales conductas que no benefician a nadie y, por sobre todo, tomar conciencia sobre lo que se afecta a un deporte en el que debería primar el respeto.
Si bien el enfrentamiento entre San Francisco y Gimnasia y Tiro Blanco en la disputa por lo puntos marcaba un partido en el que ninguno estaba dispuesto a dar ventaja, nada justifica hechos de violencia.
Además, la Liga, que empezó con gestiones para que Salta logre contar con el aval para participar en futuras competencias oficiales a nivel de la AFA y la FIFA, se verá perjudicada.
Queda entonces por delante encarar la tarea de que otra vez se recupere ese espíritu deportivo, en un ámbito en el que se pone de relieve la iniciativa de conseguir un espacio que, con todo derecho, se está reclamando para el deporte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia