A Víctor Hugo "El Gauchito" Paz se le aclaró todo por un golpe. Ocurrió una noche de 1985, en el mítico templo del boxeo Salta Club. Tenía 15 años y quedó impactado por el poder de los puños de Miguel "El Puma" Arroyo, quien en esa velada sumó otra victoria en su larga lista de nocauts. Esa noche decidió que iba a ser boxeador. Tuvo una extensa carrera en el pugilismo, desde 1989 hasta el 2008. Era un peso liviano. Disputó 128 peleas en el profesionalismo, cantidad impensada para las súper estrellas del boxeo actual, quienes apenas pueden superar las 50 contiendas en sus historiales. En tres oportunidades acarició su sueño de ser campeón del mundo, pero no pudo consagrarse. Quizás la pelea más recordada por los salteños es la que disputó en el estadio Delmi contra el coreano Yong-Soo Choi, por el título mundial de la AMB, que perdió por nocaut técnico en el décimo asalto. Fue campeón argentino y sudamericano, en tiempos en que los mejores se buscaban para pelear. Ganó en 73 oportunidades, 27 por la vía rápida; perdió 47 y tuvo 5 empates.

- ¿Cómo fue que te interesaste por el boxeo?
En el año 1985 fui al Salta Club, tenía 15 años, me habían llevado a ver al "Puma" Arroyo, que era joven y ya era famoso por cómo volteaba a los rivales. Me llamó mucho la atención el nocaut del "Puma" esa noche y desde ahí me empezó a interesar el boxeo. A los días de esa pelea me presento en el Salta Club para empezar con las clases de boxeo y el profesor Luis Vázquez "me mandó a tomar la sopa", porque era muy menudito. Volví a los tres meses y Lorenzo Tapia comenzó a entrenarme.

- ¿Y tu momento cúlmine en el deporte?
Desde el 91 hasta el 95 fue la mejor etapa en mi carrera. El 21 octubre del 95, peleo por el título super pluma de la AMB en el Delmi contra el coreano Yong-Soo Choi y pierdo por nocaut técnico. Desde ahí mi carrera fue en declive.

- ¿Cuáles satisfacciones te dio el boxeo?
Conocí muchos lugares y gente. Fui a Ecuador, Colombia, Estados Unidos, Australia, Canadá, Hungría, Inglaterra y Francia. El boxeo plata no me dejó, porque no peleaba en una categoría en las que había grandes bolsas.
- ¿Existen los "amigos del campeón"?
En mi caso, los amigos que tenía antes, en mi mejor época con el boxeo, los sigo teniendo ahora. Lo que sí, cuando iba hacer algún trámite a alguna dependencia del Estado todo el mundo me saludaba y me facilitaba las cosas, pero cuando dejó de sonar mi nombre esto cambió.

- ¿Cómo ves al boxeo de Salta en la actualidad?
A pesar de que hay muchas escuelas municipales de boxeo, hasta ahora no veo ningún prospecto de boxeador, y si los hay terminan malogrados. Esperemos que del semillero de las escuelas municipales surjan buenos púgiles.

- ¿A qué te dedicás ahora?
Soy empleado en el Poder Judicial. Además tengo una pequeña empresa de mantenimiento y servicios varios, como pintura, gasista, plomería y albañilería. Soy como cualquier otro laburante que necesita varios trabajos para mejorar la calidad de vida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia