Ricardo Santillán había despertado la ilusión de todos los salteños, ante la posibilidad de conseguir el título el título gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ante el japonés Shinsuke Yamanaka.
En el primer round Ricky Santillán salió decidido a adueñarse de la pelea, pero el plantel de Yamanaka fue más inteligente. Esperó que el argentino tirara para que, con rápidas réplicas, llegar hasta el cuerpo del salteño. Yamanaka tuvo mejor variedad de golpes y aprovechó su jab de derecha para mantener en línea a Santillán. Ese primer capítulo se fue a favor del nipón por 10-9.

Nada cambió en el segundo round, la mejor movilidad de Yamanaka hizo que Santillán no pudiera encontrar la mano ideal para llegar con nitidez. No encontraba profundidad en sus golpes, por el contrario, el nipón cada vez que se lo proponía llegaba con autoridad hasta Santillán. Esto hizo que el salteño en varias oportunidades deba retroceder para evitar el golpe preciso de su oponente. El 10-9 en la tarjeta mostraba la superioridad del japonés.

Embed

La pelea cada vez se hacía más cómoda para Yamanaka y más cuesta arriba para Santillán, quien intentó en varias oportunidades llegar con alguna opción hasta el rostro del nipón, pero nunca lo pudo conseguir. El salteño se mostró más confiando en este tercer round, el más parejo de todos, pero nunca encontró ninguna opción. La tarjeta mostró un leve equilibrio: 10-10, y pero 30 a 28.

Ese trabajo atildado se vio desvanecido por completo en el cuarto round. Santillán lanzó un par de derechazos al cuerpo de Yamanaka, pero el nipón aprovechó para sacar dos ponentes derechazos para hacer retroceder a Santillán. Yamanaka explotaba mejor los huecos que dejaba el argentino. En este capítulo Yamanaka sacó más ventaja en las tarjetas que a esa altura era de 40-36 a favor del japonés.
¿Qué te pareció la pelea de Sa...

En el round número 5, Santillán en su afán de descontar los puntos a favor de Yamanaka, salió decidido a dar batalla, pero el nipón lo frenó con una izquierda precisa, directa y potente que impactó de lleno en el rostro del argentino. Yamanaka intentó llegar al nocaut, pero Santillán salió del difícil momento con mucha fortuna. Las tarjetas a esa altura ya eran lapidarias con el salteño: 50 a 45.
En el sexto round, Santillán intentó moverse para frenar las embestidas del japonés, quien, a esa altura, ya manejaba a placer el trámite de la pelea. El tartagalense tiraba golpes sin ningún tipo de eficacia. Yamanaka, en tanto, llegó con otra izquierda al mentón del argentino. A esa altura Santillán ya tenía su rostro todo marcado por la dura paliza que estaba recibiendo. Santillán escupió en este capítulo varias veces su protector bucal para encontrar algo de aire. Santillán sobrevivió, pero Yamanaka con el 60-53 que marcaban las tarjetas ya era un claro ganador del combate.
santillan yamanaka1.jpg


En el séptimo capítulo, el salteño fue incapaz de evitar el jab de derecha de Yamanaka, que lo utilizó para ir "destruyendo" el poco aliento que le quedaba todavía a Santillán. Un tremendo golpe de izquierda terminó con la ilusión del salteño, quien quedó tendido de espalda en la lona. El árbitro realizó el conteo y decretó el nocaut. El japonés Yamanaka fue mucho para Santillán, igual Ricky mostró esa valentía de ir siempre al frente para intentar quedarse con el título. No pudo ser. Igual un fuerte aplauso para el tartagalense.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia