El apellido Lange es de los más conocidos en yachting argentino. Santiago lleva adelante la historia con las medallas de bronce ganadas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008, en la clase Tornado, junto a Carlos Camau Espinola; además obtuvo cuatro campeonatos del mundo, tres en la clase Snipe (1985, 1993, 1995) y uno en la clase Tornado (2004) y dos medallas de plata en los Juegos Panamericanos (1983 y 1987).
Además es el deportista argentina con más presencias en Juegos Olímpicos de la actual delegación con seis participaciones, iniciando su carrera en el olimpismo en Seúl 1988; solo estuvo ausente en las competencias disputadas en Barcelona 1992 y Londres 2012.
Embed
Pero fuera del agua también la luchó. "Me separé de mi esposa y viví en un barco. No tenía un mango, un amigo me prestó un barco y terminé viviendo cuatro años ahí", contó el hoy campeón olímpico.
Tras reponerse de este contratiempo familiar llegó el momento de hacerle frente al cáncer. En un chequeo realizado en Europa se le detectó un tumor en uno de sus pulmones. "Hacía un tiempo que me venía enfermando seguido, sobre todo en los viajes, porque por mi trabajo en los barcos de competición voy a Europa como 12 veces al año. Eso motivó que me sometiera a chequeos. Fue cuando los médicos me recomendaron extraer el pulmón que estaba afectado por un tumor", confesó Santiago. A principios de 2015 le extirparon el pulmón afectado y apenas pudo salir a navegar lo hizo. No había pasado más de un mes de la complicada cirugía cuando comenzó a preparase para una nueva cita olímpica.
En Río cumplió el sueño de coronarse campeón olímpico y no fue el único, ya que Yago y Klaus, dos de sus cuatro hijos, tuvieron su debut olímpico en la clase 49er. Los hijos del campeón finalizaron primeros justo en al regata que precedió a la consagración de su padre, clasificaron a la medal race pero están lejos de la posibilidad de conseguir una medalla.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia