Envuelto en una mezcla de incertidumbre e ilusión, Central Norte espera el veredicto final para saber si la vuelta a su casa se hará realidad este sábado para recibir a Sportivo Guzmán de Tucumán.
La ansiedad crece a cada instante, las horas se hacen interminables tanto para dirigentes como para hinchas, porque el estadio Dr. Luis Güemes debe superar la última inspección de Bomberos, que fue programada para hoy por la mañana.
La ilusión está latente porque las refacciones que se le hicieron al estadio invitan a soñar a los dirigentes y a los hinchas, que se van trasformando en nuevos socios o, en algunos casos, regularizaron su situación para poder estar presente.
Central Norte vuelve a su canc...

Nadie se quiere quedar afuera de un día que será histórico para el club de barrio Norte, el interés que generó el regreso al Luis Güemes fue, sin dudas, el tema de la semana.
Los fanáticos se acercaron a la sede del club para engrosar los padrones de Central Norte, un requisito indispensable para ingresar a la cancha el sábado.
En una recorrida que hizo El Tribuno se pudo observar familias haciendo fila para asociarse, padres narrándoles a sus hijos los recuerdos más emotivos que vivieron en la Bombonera cuerva. El momento para esos nuevos socios de Central fue mágico, con la emoción de poder vivir en carne propia esas historias.
Pero todo se mezcló con la incertidumbre, porque no está dicha la última palabra, la realidad indica que la vuelta de Central Norte a su estadio pende de un hilo.
"Están avanzando en las mejoras que se habían requerido. Mañana (por hoy) a las 10 se va a hacer la inspección", explicó el comisario Eduardo Moya, jefe de Bomberos, en diálogo con el programa radial Sport 840, en una conferencia de prensa que intentó aclarar y descartar lo que muchos daban por hecho. Todavía no.
En Central trabajaron para hacer realidad el tan ansiado día, pero aunque las máximas autoridades del cuervo aseguren que cumplieron con todas las exigencias que demandó el organismo de seguridad, restarían algunos trabajos, algo que podría jugarles en contra para la habilitación.
"Nosotros hacemos una inspección con fotos y la presentamos a nuestros superiores, ellos tienen la última palabra", advirtió Moya.
Un punto determinante que advirtió Bomberos que debían mejorar fue es estado de la popular Roberto Romero. "La tribuna de calle Brown presentaba fisuras, veremos si se arregló adecuadamente", puntualizó el jefe de Bomberos, aunque no aclaró si la observación es reciente o de hace varios días. Y mientras las autoridades hablaban, en el club se probó la manga por la que saldrán los equipos si es que el organismo de seguridad autoriza hoy que se juegue allí.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia