Waisake Naholo nació en Fiji, pero juega el Mundial para Nueva Zelanda. Sufrió una fisura frente a Los Pumas en el último Rugby Chamionship que parecía dejarlo fuera de la Copa del Mundo. Sin embargo su recuperación fue casi un milagro.
Naholo contó su propia historia sobre la recuperación. "Regresé a Fiji donde mi tío me realizó algunos masajes y me colocó algunas hojas que utilizamos allí para eso. Luego, cuando volví a Nueva Zelanda, los médicos y el fisio de los All Blacks continuaron con el tratamiento", señaló el jugador, que en tiempo récord se recuperó y este viernes será titular frente a Georgia.
El tratamiento de Naholo consistió en aplicar en la herida una hierba durante cuatro días. "Poca gente conoce este método y puede parecer milagroso, pero en realidad, es porque mi familia y yo poseemos un don divino, que se transmite de generación en generación", explicó el tío del jugador.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia