Calentura total en Huracán. Tras quedar eliminados frente a Atlético Nacional, perjudicados por el expulsión del defensor Federico Mancinelli, los jugadores del globo descargaron su furia contra el arbitraje del venezolano Jorge Argote, pero también contra los dirigentes de la Conmebol. "Es culpa de estos de traje que cobran un montón de guita, tenían armada la fiesta", dijo el delantero Wanchope Ábila, autor de un golazo en Medellín.
Por su parte, el arquero Marcos Díaz acusó al réferi: "calláte cagón, nos decía todo el tiempo. No puede ser, la Conmebol tiene que ser más prolija. Igual estoy orgulloso de lo que hicimos, Nacional juega bien pero no necesitaba terminar así".
Los jugadores de Huracán fueron a bucar al árbitro, una vez que terminó el partido, para recriminarle algunos fallos, como el penal que le concedió a Nacional a los 23 minutos del primer tiempo y la expulsión de Mancinelli, a los 6 del complemento. Allí se produjo un tumulto con los jugadores de Atlético Nacional, hubo patadas y piñas entre los planteles aunque rápidamente se consiguió la calma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia