La número uno el tenis femenino, la estadounidense Serena Williams, fue doblemente campeona ayer, en el lapso de solo cuatro horas, ya que retuvo la corona en el Abierto británico de Wimbledon, al vencer a la alemana Angelique Kerber por 7-5 y 6-3, en una hora y 21 minutos, e igualó a Steffi Graf con 22 Grand Slam en su foja individual. Después logró el título en dobles con su hermana Venus.
En singles, la jugadora de Palm Beach, estado de Florida, cortó la mala racha que arrastraba este año en los torneos grandes, ya que había perdido las finales del Abierto de Australia -justamente contra Kerber- y también la de Roland Garros.
Su revancha llegó en la Catedral del tenis, luego de dos semanas en las que apenas cedió un set (ante su compatriota Cristian McHale en tercera ronda) y evidenció un tenis contundente para ganar por séptima ocasión sobre el césped londinense (2002, 2003, 2009, 2010, 2012, 2015 y 2016).
Serena, de 34 años, fue además seis veces campeona de Australia (2003, 2005, 2007, 2009, 2010 y 2015), otra media docena en el US Open (1999, 2002, 2008, 2012, 2013 y 2014) y tres en Roland Garros (2002, 2013 y 2015).
Con 22 Grand Slam en sus vitrinas, la campeona olímpica en Londres 2012 alcanzó la marca de la alemana Graf, que celebró siete títulos en Londres, seis en París, cinco en Nueva York y cuatro en Melbourne entre 1987 y 1999. Solo la australiana Margaret Court ganó más que ellas: 24 en el período 1960-1973.
"Es maravilloso estar aquí. Gracias a mi familia, a mi equipo, a mis amigos y a Angelique; me encanta jugar con ella y me hace desplegar mi mejor tenis. Siento que la pista central es como mi casa y estoy muy feliz", se emocionó Williams tras levantar el trofeo en el All England Club.
"Ha sido difícil no pensar en ello durante todo el año -admitió sobre la posibilidad de empatar a Graf-. Lo intenté en los torneos anteriores y en ambos caí, lo que hace que la victoria sea todavía más dulce, ya que el camino ha sido muy duro".
Unas horas más tarde volvía a festejar, ya que en dobles las hermanas Williams se consagraron campeonas del torneo de tenis de Wimbledon al vencer a la húngara Timea Babos y la kazaja Yaroslava Shvedova por 6-3 y 6-4 en la final disputada en la pista central del All England. Tras alzar su trofeo número siete como singlista en la Catedral, Serena volvió en dupla con su hermana mayor Venus para conquistar por sexta vez el torneo de dobles sobre el césped londinense. Aunque Wimbledon no tuvo una final femenina entre las hermanas Williams por quinta vez en la historia (2002, 2003, 2008 y 2009) cuando el jueves la alemana Angelique Kerber eliminó en semifinales a Venus, juntas las hermanas Williams pudieron desquitarse en el dobles ayer a la tarde. "Es muy especial salir y ganar el dobles, ya no sé cuántos (hemos ganado), pero es muy especial, y Venus es definitivamente la jefa", dijo Serena, ganadora ayer en singles y dobles.
Las Williams celebraron el título junto con su madre Oracene Prince, que estuvo en las tribunas del All England apoyando a Venus y Serena durante toda la semana. Previamente, las hermanas Williams habían ganado el torneo de dobles en 2000, 2002, 2008, 2009 y 2012. Con este nuevo triunfo, sumando singles y dobles, Serena, de 34 años, combina 13 títulos en la Catedral. Su hermana Venus, de 36, totaliza 11. En tanto, los campeones masculinos de dobles fueron los franceses y máximos favoritos Pierre-Hugues Herbert y Nicolas Mahut, que en la final vencieron a sus compatriotas Julien Benneteau y Edouard Roger-Vasselin por 6-4, 7-6 (7-1) y 6-3.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia