El programa mandó un equipo a la Copa Davis que se jugó en Tecnópolis y tentó a los argentinos con la siguiente consigna: besar la bandera brasileña a cambio de besar siete veces (por el 7 a 1 que sufrieron ante Alemania en el Mundial) a una bomba sexual. La broma, claro, fue cuando quienes cayeron en la trampa se dieron cuenta de que besaban a una travesti.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia