La expedición de River Plate, campeón de la Copa Libertadores, llegó a Tokio ayer tras un viaje de 30 horas desde Buenos Aires para jugar el Mundial de Clubes 2015, en el que debutará en semifinales, el 16 de diciembre en Osaka.
El club organizó dos viajes. En el primer vuelo, que hizo escala en París, llegaron los jugadores extranjeros del plantel, los más jóvenes y el cuerpo técnico encabezado por Marcelo Gallardo. En el segundo, que hizo conexión en Frankfurt, llegaron el resto futbolistas.
Varios medios de comunicación y algunos aficionados locales esperaban en el aeropuerto a los millonarios, según informó la FIFA en su página de internet.
River se concentrará hasta el 12 de diciembre en Chiba, a 51 kilómetros al este de Tokio.
Luego viajará a Osaka para jugar con el vencedor del duelo entre el Mazembe y el equipo que supere la repesca, Sanfrecce Hiroshima-Auckland City, que abre el torneo el 10 de diciembre.
Si supera la semifinal, el combinado argentino podría medirse en la final con el Barcelona, siempre que el campeón de Europa supere el cruce de semifinales que le enfrentará al Guangzhou Evergrande o al América.
“Sabemos que si pasamos la semifinal podemos enfrentarnos a un gran rival. Tenemos una motivación extra que nos puede jugar a favor. Queremos estar a la altura, hacer un gran papel. No queremos pasar por pasar sino haciendo algo vistoso”, afirmó a la FIFA el uruguayo Carlos Sánchez.
La expedición de River Plate recibió el domingo en Buenos Aires una espectacular despedida, con miles de aficionados animando al autobús en el trayecto de 40 kilómetros entre el estadio Monumental y el aeropuerto de Ezeiza.
“Fue algo único. La gente está con una euforia que es muy linda y que te llega. Tenemos una responsabilidad grande de salir a la cancha, demostrar lo que es River y que la gente, los que vienen y los que no, se sientan orgullosos”, añadió Sánchez.
Será la primera vez que los millonarios jueguen un Mundial de Clubes. Antes ganaron la Copa Intercontinental, el torneo precedente que enfrentaba al campeón de Europa y al campeón de América, en 1986.

Primera práctica

Los jugadores millonarios desarrollaron movimientos de activación física en el salón del hotel New Otani Makuhari, en Chiba, una ciudad ubicada a 50 kilómetros de Tokio, en el primer paso de su adaptación al huso horario, ya que son 12 horas más que en Argentina.
El ejercicio físico fue de elongación por las más de 28 horas de un viaje que arrancó en la tarde del domingo de Argentina, y también tuvo movimientos regenerativos.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia