Venía de recuperarse de una lesión y entró en el complemento para cambiarle la cara a los ataques de Gimnasia, para enfriar los tiempos del partido en los momentos justos y, sobre todo, para elaborar artesanalmente la jugada que culminaría en la red tras el cabezazo de Hugo Prieto. La Chancha, al final del encuentro, remarcó los méritos del albo y se ilusionó con meterse en la lucha. "Necesitaba un partido así para alimentar mi confianza porque no me estaban saliendo las cosas. Este grupo se merece mucho más de lo que veníamos dando, estoy muy orgulloso de los compañeros que me toca tener. Tenemos que seguir de la misma manera, con la misma mentalidad, por el mismo camino. Necesitábamos esto, vamos a dejar todo cada domingo, en cada entrenamiento", manifestó el atacante, para luego referirse al desahogo que significó para él volver a ganar con Gimnasia fuera de casa. "Desde hace dos años teníamos un peso, cada vez que jugábamos de visitante sentíamos que nos veníamos con una derrota. El viaje fue durísimo, 13 horas en Trafic, un camino complicado. El grupo demostró que está fuerte. Vamos a salir con sacrificio, con muchas ganas, tirando todos para un mismo lado. Ojalá que se venga otro Gimnasia a partir de ahora, le vamos a dar pelea a este torneo tan duro", señaló.
Por su parte, el DT Luis Rueda, que se jugaba mucho en esta parada por los cuestionamientos que recaían sobre él, se mostró contento "porque el grupo está muy unido".
"Le pedimos al hincha de Gimnasia que nos apoye, que mañana salgan todos con la camiseta de Gimnasia de nuevo. Tengo mucha convicción en lo que hago, sabemos lo que tenemos que hacer, trabajamos con honestidad. Este equipo tiene mucho corazón", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia